La “generación frágil” está siendo golpeada mientras los médicos de Marsella avisan de una “alarmante” segunda ola.

Ve a cualquier hospital de la ciudad francesa de Marsella y verás el impacto que está teniendo una segunda ola de COVID-19.

Las unidades de cuidados intensivos están llenas o a punto de saturarse. Se necesita desesperadamente más capacidad de camas, pero la dotación de personal es un problema.

Los hospitales de aquí han hecho un llamamiento urgente a los médicos, enfermeras y técnicos de laboratorio de toda Francia para que vengan a Marsella a ayudar.

Este es el escenario que el Reino Unido está desesperado por evitar.

En el Hospital Militar de Laveran, los médicos temen que se vuelva a la situación de principios de año cuando el servicio de salud se vio abrumado por las cifras.

El hospital recibe pacientes civiles y la mayoría de las camas de la UCI están ocupadas por personas con COVID-19. El hospital ha entregado una sala entera a pacientes con COVID menos graves.

El doctor Pierre-Yves camina a lo largo de la línea de puertas de los dormitorios de la UCI, señalando y diciendo: “Ese, ese, ese”.